Smoothie de uvas con leche de coco, miel y especias. Para sentarse afuera!

Letras | Cocina

IMG_2111rr

IMG_2008

Un smoothie es un licuado, un batido o un jugo? Me pregunto sin responderme con la claridad que he estado buscando. Podría usted decirme, de manera precisa y para hacerme un gran favor, cuál es la real diferencia entre ellos?

IMG_1975RIMG_1920

Cuando explota el calor y nos abruma, no hay mejor refugio que una heladera, (refrigerador o frigorífico, para continuar con este popurrí de nombres del que aún no hemos logrado salir). Tenga usted o no tenga aire acondicionado en casa, estaremos de acuerdo en que el primer movimiento al ingresar en ella –al que nos vemos impulsados casi a la fuerza a realizar, siempre asociado a las altas temperaturas–, es el de abrazar de rodillas el interior de una heladera. Para tomar agua, un refresco, un té frío o cualquier bebida renovadora. O un smoothie. Por qué no?

IMG_2126IMG_2017

Fruta de estación más un poco de hielo más algo de líquido para diluir la densidad del batido, unos cortos minutos en la licuadora y fin de la fórmula más simple de cocinayletras para preparar un smoothie. Puede agregarle semillas, verduras, cereales y cuanto su imaginación sea capaz de integrar a este invento moderno (al menos con el nombre de smoothie) que algunos ingieren como reemplazante de una entera comida. Benditos! Mi paladar es muy mañoso, y si no le proveo un bocado para masticar entramos rápidamente en crisis.

IMG_2011RIMG_2049R

Lo propongo, más bien, como un aperitivo o una merienda refrescante o como una pausa dulce de media mañana. O para prepararlo y sentarse afuera, en la espera dulce de capturar por un momento el soplo esporádico de alguna brisa leve que llega y pasa como un milagro, cuando no se mueve ni una hoja, dicen en mi ciudad natal. Costumbre aún firme en las tardes de muchos, hombres y mujeres que trasladan una silla hasta la vereda de casa, para ver morir la tarde, conversar con el vecino, entretenerse con el pasar de autos, motos, bicis y peatones, o para buscar alivio en el aire abierto que, sin embargo, quema igual o tanto más que aquel encerrado entre las paredes de salas y dormitorios y que, ilusoriamente, pareciera un poco más amable.

IMG_2015R1IMG_2085

Cuando era muy niña, solíamos esperar con mi mamá que mi papá regresara del campo. Ella ponía una silla en la vereda de la vecina de al lado y yo me sentaba en su falda (si lo he contado otras veces, le pido disculpas, es que con los años comienzo a reiterar las cosas…). Ellas charlaban de todo, principalmente, de los maridos. Yo las oía, con la cabeza inclinada hacia atrás apoyada sobre el pecho de mi madre y, cuando era ella quien decía algo, la escuchaba desde allí, su voz pasaba directo de su corazón a mi cabeza. Era como estar bajo el agua, el mundo se volvía mudo, ocupado nada más por su voz que fluía hacia mí y flotaba apagando el ruido de todo lo demás…
Un recuerdo fiel, un cobijo, una tregua. Compañía…

IMG_2041R

IMG_2107R

Recreo difícil –que no imposible – de copiar en las grandes ciudades. Adónde iríamos con nuestra silla y nuestro smoothie? Al balcón? Probablemente.
Usted prepárelo, y luego donde quiera o donde pueda se da un respiro, una pausa, un recreo (o como le guste mejor llamar) para tomar este smoothie (licuado, batido o jugo) que empezará enfriándole la boca y terminará helándole el estómago y, créame, hasta los pies!

Además, usted sabía que la uva mejora la salud cerebral, protege contra enfermedades neurológicas, previene lesiones arteriales y es anticancerígena? Puede utilizar leche de coco casera o cualquier otra leche vegetal para reemplazar la que incluimos en nuestro smoothie (evitamos la leche animal para que sea más digerible). También puede hacerlo con agua, aromatizada con las mismas hierbas y especias que usamos para la leche.

IMG_2082E

Vamos con nuestra receta. Y nos sentamos afuera?

PD: muchas gracias a El Nuevo Agro, fieles colaboradores de este blog, y a Ser de Sol, por proveer, en esta ocasión, la miel para nuestro smoothie.

IMG_2142

Smoothie de uvas con leche de coco, miel y especias.

Ingredientes: (para 2 personas)
500 grs de uvas verdes sin semillas
400 ml de leche de coco
2 cdas. de miel
5 vainas de cardamomo
1 cdta. de jengibre rallado
2 ramitas de romero fresco
2 ramitas de menta fresca

IMG_1942E

Preparación:
Lavar las uvas, quitarles los cabitos y llevarlas al congelador.

IMG_1972R

Nota:
Cuando el calor del verano comience a subir, tenga siempre en su congelador algunas uvas listas para usar. Al momento de preparar nuestro smoothie, estará un paso más adelante.

Calentar la leche de coco con las especias y la miel (recomiendo aplastar las vainas de cardamomo con un cuchillo para que puedan liberar las semillas aromáticas de su interior). Mantener un hervor suave durante 5-8 minutos para que la leche se impregne de los sabores de las especias. Retirar y dejar enfriar.

IMG_1945

Una vez frío, colar haciendo presión con una cuchara sobre el fondo del colador para extraer todo el sabor de las hierbas y las especias. Reservar en la heladera.

IMG_1959R

Nota:
Para enfriar rápidamente la leche de coco especiada, sumergir el recipiente caliente en agua fría. Renovar el agua fría una o dos veces y terminar el proceso llevando la leche a la heladera.

Colocar las uvas congeladas en la licuadora con la leche de coco especiada (se pueden agregar unas hojas frescas de menta si se desea un efecto más refrescante).

LICUADORA

Trabajar unos minutos y servir inmediatamente, solo o con cubos adicionales de hielo.

IMG_2027

IMG_2035R

Mmmmm Qué frío!!!

IMG_1923

Marisa Bergamasco
(Aficionada a la escritura, al buen cocinar y al buen comer y a los buenos y grandes cariños, de profesión agente de viajes, soñadora de vocación, por siempre…)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected by WP Anti Spam

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.