Pollo al maracuyá, con ajos, cebollas y pimientos de campo

Letras | Cocina

POLLO_AL_MARACUYA_IMG_4544RR

Este pollo al maracuyá, con el indecible aroma que desprenderá su horno mientras lo esté asando, le hará brotar la saliva a cataratas, y al igual que aquel reflejo involuntario lo apura a arañarse esa picadura de mosquito, así será el impulso, forzoso y maquinal, que lo llevará hasta la cocina y le acomodará en la mano el primer tenedor que encuentre. Y ahí… usted sabe… de pie, tenedor bien sujeto (o cuchara, mucho más útil) comenzará el servicio desde la fuente, o desde su fondo, directo a la boca, ansiosa y en vilo, ilusionada y contenta, aliviada al primer bocado.

POLLO_AL_MARACUYA_IMG_4498R

El ingrediente esencial?
La salsa de maracuyá. En la cual ha descansado durante largo rato nuestro pollo, sumergido, absorbiendo la índole cítrica de esta fruta mal llamada maracuyá, según mi amiga Gabriela Machel, tenaz emprendedora y artífice de la maravillosa salsa que hoy utilizamos. Y tiene razón. El nombre “maracuyá” –introducido a las lenguas europeas a través del portugués– es una corrupción del guaraní mburucuya, y así lo escribe Gaby en la etiqueta de su producto: salsa de m-burucuya, hecha sólo de fruta y azúcar, sin conservantes.

POLLO_AL_MARACUYA_IMG_4515R

POLLO_AL_MARACUYA_IMG_4455E

La fruta es un caso raro, carnosa y jugosa, recubierta de una cáscara gruesa imposible de comer, con una pulpa de gelatina, amarilla, de sabor ácido, muy aromática. Está llena de semillas duras y crocantes de color negro. Muerda una de estas semillas y caerá en el Trópico repentinamente, con sandalias y short de flores, aún con el tenedor en su mano (vacío a estas alturas) y una expresión en el rostro de estupor y júbilo, de gran fiesta, que sus vecinos bañistas apreciarán al primer contacto. Una experiencia significativa. Semillas de origen tropical, como la fruta y como su viaje, directo a la patria y al clima que le dan cobijo como ninguna otra.

POLLO_AL_MARACUYA_IMG_4496R

Los pimientos de campo los compré en oferta, los hallé baratos porque son de campo, bastante deformes, y a la vista de todos representan un producto de segunda categoría. Pero usted y yo, y creo no equivocarme, sabemos que no es así; entonces los compramos. Radiantes de color, con sabor real a pimiento que se adivina a la distancia, empezando por el olfato, pues huelen exquisitamente!

POLLO_AL_MARACUYA_IMG_4436R

POLLO_AL_MARACUYA_IMG_4509R

Al calor del horno, la cebolla carameliza, el pimiento suelta los jugos que apretaba en su interior y la salsa de maracuyá, dueña y señora absoluta, tiñe la preparación de un leve color anaranjado, mientras reparte su toque cítrico tan necesario y delicioso.

POLLO_AL_MARACUYA_IMG_4554R

Yo ya disfruté de esta receta. No diga que no le advertí del placer que pudiera escapársele si no se anima a prepararla. Y además es facilísima!
Aquí los detalles.

POLLO_AL_MARACUYA_IMG_4559R

PD: gracias a Bonsanté Gourmet y a Gaby Machel por el valioso apoyo que me brindan. Gracias!

Pollo al maracuyá, con ajos, cebollas y pimientos de campo

Si usted es de los que no comen pechuga de pollo pues prefiere los muslos o las patas, entonces reemplácelas por el corte que más le agrade. El resultado será igual de sabroso!

Ingredientes: (3 porciones)
2 pechugas de pollo deshuesadas, sin piel
200 ml de salsa de maracuyá GM
2 cdtas. de semillas molidas de mostaza
sal y pimienta c/n a gusto
4 cebollas medianas
6 pimientos medianos
6-7 dientes de ajo
aceite de oliva c/n

POLLO_AL_MARACUYA_IMG_4467R

POLLO_AL_MARACUYA_IMG_4411R

Preparación:
Lavar bien las pechugas de pollo, secar con papel de cocina y cortar en trozos de tamaño regular, para que se cocinen aproximadamente en el mismo tiempo. No demasiado pequeños, evitará que se sequen demasiado.
Condimentar con sal, pimienta y las semillas de mostaza previamente trituradas en molinillo o procesadora hasta reducirlas a polvo.

POLLO_AL_MARACUYA_IMG_4460RDisponer en un recipiente el pollo con la salsa de maracuyá, llevar a heladera y dejar macerar por al menos una hora (cuanto más tiempo lo deje más sabor absorberá el pollo).

POLLO_AL_MARACUYA_IMG_4477R

Mientras el pollo está macerando, preparamos los vegetales. Pelar las cebollas y cortarlas en gajos. Despepitar los pimientos y cortarlos en trozos de tamaño similar a los del pollo. Pelar los ajos.
Colocar las verduras en una asadera amplia, para que cada una de las partes haga contacto con el fondo que habrá untado con aceite de oliva. Salpimentar generosamente las verduras.

Retirar el pollo de la heladera y disponer los trozos uniformemente de manera que estén esparcidos por toda la superficie, ojalá también haciendo contacto con el fondo. Volcar encima la salsa de maracuyá de la marinada. Terminar acomodando el conjunto con las manos y un toque final y generoso de aceite de oliva.

POLLO_AL_MARACUYA_IMG_4483R

Llevar a horno moderado durante 25-30 minutos. Retirar, revolver y continuar la cocción a horno fuerte hasta que la salsa reduzca y las cebollas comiencen a caramelizar.

POLLO_AL_MARACUYA_IMG_4502R

Retirar y servir con albahaca fresca y finas láminas de limón. Una delicia!!

Marisa Bergamasco
(Aficionada a la escritura, al buen cocinar y al buen comer y a los buenos y grandes cariños, de profesión agente de viajes, soñadora de vocación, por siempre…)

14 comentarios en “Pollo al maracuyá, con ajos, cebollas y pimientos de campo

  • 15 abril, 2015 a las 9:36 pm
    Permalink

    He hecho muchas veces el pollo con moretones, cebolla y ajo. Gracias a vos Marisa, incursionare a darle mas sabor con la salsa d maracuya, q aseguro saldrá maravilloso !!

    Responder
    • 15 abril, 2015 a las 11:35 pm
      Permalink

      Espero tus comentarios, entonces, luego de que lo pruebes! La salsa de maracuyá la puedes conseguir este fin de semana en el stand de Bonsanté Gourmet de la Feria MASTICAR en el Dorrego. No dejes de ir, es muy entretenida!
      Abrazo grande!
      Marisa

      Responder
  • 15 abril, 2015 a las 10:43 pm
    Permalink

    Felicitaciones! Te luciste una vez más con la receta y las fotos, irresistibles!!!

    Responder
    • 15 abril, 2015 a las 11:36 pm
      Permalink

      Mil gracias mi querida Elina! A probar la receta ahora!!
      Gracias otra vez y mil cariños!!
      Marisa

      Responder
  • 16 abril, 2015 a las 12:49 am
    Permalink

    ME ENCANTA!!!! No tengo más que agregar….. Saludos, Laura

    Responder
    • 16 abril, 2015 a las 1:39 am
      Permalink

      Gracias Laura!! Mil gracias por tu apoyo, no tiene precio para mí.
      Un abrazo!
      Marisa

      Responder
  • 16 abril, 2015 a las 7:56 pm
    Permalink

    EL TROPICO ME CAYO SIN MORDER LAS SEMILLAS SOLO CON LA FOTOGRAFIA , LOS COLORES Y EL PARTICULAR SABOR DE LA SALSA DE MARACUYA. QUE DELICIOSA VARIANTE.!! LO VOY A HACER Y TE COMENTO.
    CARIÑOS Y GRACIAS.

    Responder
    • 16 abril, 2015 a las 10:54 pm
      Permalink

      Espero ansiosa tus comentarios cuando lo prepares! Me alegro de que hayas disfrutado la receta y la lectura!
      Cariños para vos también!
      Marisa

      Responder
  • 16 abril, 2015 a las 8:09 pm
    Permalink

    EL TROPICO SE ME CAYO LENTAMENTE SIN NECESIDAD DE MORDER LAS SEMILLAS DEL MARACUYA, SOLO CON LAS FOTOGRAFIAS, LOS COLORES Y LA IMAGINACION DE ESTA SALSA DIFERENTE . MUY BUENA IDEA . SALUDOS.

    Responder
    • 16 abril, 2015 a las 10:55 pm
      Permalink

      Gracias Ana María!
      Un abrazo!
      Marisa

      Responder
  • 1 mayo, 2015 a las 7:20 pm
    Permalink

    Como era de esperarse, mis amigos encontraron un buen motivo para una cena gourmet. Y Úrsula se lucirá con esta receta, todo listo faltan los invitados!

    Responder
    • 1 mayo, 2015 a las 11:15 pm
      Permalink

      Pero qué linda noticia! Quiero saber cómo estuvo todo, no dejes de comentármelo!
      Un abrazo y de nuevo, feliz cumple!
      Marisa

      Responder
  • 4 agosto, 2015 a las 1:42 am
    Permalink

    Marisa, me encanto conocerte el sabado en la feria, me encantan tus recetas, ya estare preparando alguna que luego te comentare te mando un beso y muchas gracias.

    Responder
    • 4 agosto, 2015 a las 9:57 am
      Permalink

      La alegría es compartida querida Stella. La alegría y la pasión por la cocina, claro! Qué bueno que te hayan gustado las recetas, espero que las prepares y me comentes. Seguimos conectadas.
      Un afectuoso saludo,
      Marisa

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected by WP Anti Spam