Deprecated: Creation of dynamic property SimpleShareButtonsAdder\Plugin::$assets_prefix is deprecated in /home/cocina/domains/cocinayletras.com/public_html/wp-content/plugins/simple-share-buttons-adder/php/class-plugin.php on line 22

Deprecated: Creation of dynamic property SimpleShareButtonsAdder\Plugin::$meta_prefix is deprecated in /home/cocina/domains/cocinayletras.com/public_html/wp-content/plugins/simple-share-buttons-adder/php/class-plugin.php on line 23
noviembre, 2013 | cocinayletras

Torta de manzanas

Torta de manzanas

Letras | Cocina

dsc07901Muy clásica en mi cocina. Y en la suya? Una receta sin vueltas, de preparación fácil, rápida, y de resultados inesperados.

Del chocolate dista lejos, con su dominio alarmante y la tromba que lo precede, que podría provocar –si lo dejamos– lo mismo una guerra por un imperio que una noche de amor furioso. La torta de manzanas, y me gusta decirlo, en su lugar prudente pero penetrante es capaz de decirse sensual como la brizna tibia de un suspiro, aquella que pasa de boca en boca sin hablar palabra, con el deseo hecho desgarro, sensual y etérea…

dsc07913dsc07826dsc07836Cuál de las dos con más autoridad? Cremosa y húmeda, almibarada y pegajosa, con pequeños trozos de fruta agazapados en su interior que piden mordiscos chiquitos, repetidos, jugosos… Cuál de las dos más insolente? La primera es frontal, explícita, arrolladora, irresistible. La otra? Zalamera, coquetona, lenta pero… infalible.

dsc07936dsc07857dsc07863 Esta receta, como tantas, la aprendí de mi madre. Ya le conté que aún antes de la adolescencia comencé a preparar tortas. Tenía pocos años y el pensamiento confuso, desaforado; los anhelos, el ansia, las penas, todo venía en exceso. Todos hemos pasado por ahí. También usted. Entonces, mi madre, cortaba las manzanas a cuchillo sobre la mezcla de la torta ya lista para hornear. Una manzana sobre la superficie y una pizca de azúcar. Crecida en un ambiente forzosamente austero más de una le hubiera parecido un desperdicio, un sacrificio, un gasto innecesario. Cuando me llegó la adolescencia, el ambiente se había relajado un poco y decidí que además de la o las manzanas que acomodaría delicadamente sobre la cubierta incluiría unas cuantas otras en su interior. Así lo hice. Y en exceso. Pues, como dije, de adolescente, todo me venía sobrando. Con mil estímulos que atender la pastelería era una amiga condescendiente, me desahogaba con ella. Y desde allí hasta ahora anduve elaborando esta torta con la receta de antaño. Sería divertido que usted creyera que pasadas mi juventud y la adultez todavía conservo aquel aire desenvuelto, pero no puedo mentirle, no a usted que a estas alturas ya me conoce lo suficiente. El aire sin reservas lo perdí, atesoré al menos una receta desinhibida.

dsc07842dsc07946 Somos muchos quienes preparamos la torta de manzanas, lo sé. También usted? Por qué no me cuenta cómo?

dsc07888dsc07919

Torta de manzanas

Ingredientes: (para un molde de 18 cm de diámetro)

100 ml de aceite de oliva
100 grs de azúcar orgánico
50 grs de miel orgánica
150 grs de harina integral
50 grs de harina de avena en grano
(puede reemplazar estos 50 grs de harina de avena en grano por 50 grs de germen de trigo)
2 cdtas. de polvo de hornear
1 pizca de sal
2 huevos
1 cdta. de extracto de vainilla
4 manzanas rojas medianas + 1 para la cubierta

Para el almíbar:
200 grs. de azúcar orgánico
100 ml de agua

dsc07823Preparación:

Embeber el molde con rocío vegetal y llevarlo a la heladera. Idealmente usar uno de base desmontable, para facilitar el proceso del desmolde. Mezclar los ingredientes secos con la pizca de sal. Reservar. Pelar las manzanas y cortarlas en trozos pequeños para que luego su cocción sea más rápida y segura. Rociarlas con jugo de limón para que no se oscurezcan.

Batir enérgicamente el aceite con el azúcar hasta lograr una mezcla homogénea. Añadir los huevos de a uno revolviendo bien después de cada adición. Incorporar el extracto de vainilla y las harinas. Agregar por último las manzanas y mezclar con espátula hasta lograr que toda la preparación contenga trocitos de manzana. Cortar una manzana pelada, descarozada y partida por la mitad, en rodajas muy finas.

Acomodar una rodajita al lado de la otra sobre la superficie de la torta y espolvorear con azúcar orgánico.

dsc07875Hornear a horno moderado durante 45 minutos.

dsc07882Mientras tanto llevar a ebullición el azúcar con el agua y cocinar hasta que el almíbar tome punto hilo. Retirar la torta del horno, dejar enfriar y desmoldar. Bañar con el almíbar aún tibio.

dsc07884dsc07886dsc07922Marisa Bergamasco (Aficionada a la escritura, al buen cocinar y al buen comer y a los buenos y grandes cariños, de profesión agente de viajes, soñadora de vocación, por siempre…)

Humus

Humus

Letras | Cocina

dsc07791Cuando esta entrada se publique estaré en Italia. Lo digo sin presumir, créame, pues en mi caso un viaje a Italia no se justifica con un plácido período de vacaciones, en cambio, sí, con una necesidad vital y tan poderosa que hasta el mismo destino acomoda las circunstancias de tal modo que finalmente pueda volver a verla. Por eso lo menciono, para compartirle mi inmensa alegría de hoy.

Ésta y algunas otras entradas serán como un programa de televisión grabado y emitido en diferido. La amabilidad que brinda un blog, al menos uno de cocina y letras, es su condición atemporal, que no nos exige avanzar acorde a determinada noticia o al estado del tiempo. Respetamos las estaciones, entendiendo que cada una nos brinda un producto diferente cuyas características dependen directamente del frío o del calor que lo abraza, pero por lo demás, no debemos ajustarnos a límites de ningún modelo, y ni qué decir de un blog que apenas nace como éste, tal vez aquellos colegas que gocen de popularidad y auspicios no puedan opinar lo mismo.

dsc07713Elijo el humus. Me gusta el humus. Me gusta el garbanzo. La más carnosa de las legumbres, de cuerpo y alma robustos, un poco amargo, un poco dulce, milenario.

dsc07753El humus (pasta de garbanzos y sésamo) es ideal como aperitivo para recibir amigos. Picoteando, entretenidos, algo de aquí y de allá, no notarán nuestra ausencia, los escapes a la cocina, ocupados en el trajín agitado de alistar los detalles del plato fuerte.
También podemos comerlo de a dos, y respecto a esta posibilidad estoy segura que usted podrá sugerir ideas mucho más interesantes de las que a mí ni siquiera me vienen en mente.
O disfrutarlo sin compañía, con un pan tostado, en esas noches cansadas y sin el valor preciso para obedecer los mandatos de cualquier olla.

dsc07804Este paté de origen vegetal es uno de los platos que no faltan en las mesas de los países del Medio Oriente. Varios de ellos, como Líbano e Israel entre otros, se adjudican el origen de esta comida. En mayo de 2010, en Ain Saadeh, Líbano, 300 chefs lograron crear el plato de humus más grande de la historia, entrando de esa manera en el libro Guinnes de los records, desplazando a Israel que ostentaba el récord anterior.

dsc07795Gracias a los alimentos que se emplean en su elaboración, el humus apenas posee grasa y aporta cantidades importantes de hidratos de carbono complejos. El sésamo, además de algunos minerales como el calcio, posee también grasas insaturadas, es decir, «grasas buenas» que ayudan a reducir los niveles de colesterol sanguíneo. Combinando legumbres con cereales, en este caso garbanzos con sésamo, se obtienen todos los aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo necesita.

dsc07746dsc07767El humus se puede servir como entrada acompañado de unas semillas de sésamo. Es ideal para comer con pan de pita, o pan tostado al horno con aceite de oliva y orégano, o vegetales crudos como zanahorias, ramas de apio, pimientos rojos cortados en juliana, cebollitas en vinagre, endivias o con lo que se le ocurra.

dsc07789Las legumbres no deberían faltar en nuestra alimentación y esta receta es una buena forma de consumirlas. Un regalo de la cocina árabe.
Veamos ahora mi particular versión del humus. Y buen provecho!

Humus  (2 versiones)

Ingredientes:
400 grs de garbanzos cocidos y pelados
50 grs de semillas de sésamo ligeramente tostadas
jugo de medio limón grande
cáscara rallada de 1limón grande
4 cucharadas de aceite de oliva
sal y pimienta c/n
agua helada c/n
2 cucharadas de perejil picado (para el aceite de perejil)
3 dientes de ajo asados

dsc07752Preparación:

Si partimos de garbanzos crudos, dejarlos en remojo toda la noche, hervirlos al día siguiente por aproximadamente una hora y media y cuando estén tibios, sacar los hollejos para que nuestra pasta de humus esté lo más cremosa posible. Si partimos de garbanzos en conserva (le recomiendo en Argentina la marca La Campagnola), tenga la paciencia de frotarlos en un repasador o entre los dedos para quitarles también la piel, valdrá la pena.

dsc07769-con-escritoPara la versión con sésamo triturado
Triturar las semillas de sésamo en un molinillo o licuadora. Reservar.
Procesar los garbanzos cocidos junto con la pasta de sésamo, el aceite, el jugo de limón, la cáscara rallada y los ajos asados. Agregar agua helada si la pasta resultara muy densa. El agua helada hará que nuestra pasta tome un color mucho más claro.

dsc07773Condimentar con sal y pimienta probando constantemente hasta conseguir el sabor deseado.

dsc07778dsc07787Para la versión simple
Proceder como en la versión anterior, evitando el agregado de las semillas de sésamo y de los ajos asados. Se obtiene una crema más delicada, ideal para los niños o para paladares menos audaces.

dsc07788Para el aceite de perejil
Mezclar 100 ml de aceite de oliva con las dos cucharadas de perejil picado, una cucharada de jugo de limón y una cucharadita de cáscara de limón rallada. Condimentar con sal y pimienta y servir sobre el humus a gusto.

dsc07783dsc07802dsc07797Marisa Bergamasco
(Aficionada a la escritura, al buen cocinar y al buen comer y a los buenos y grandes cariños, de profesión agente de viajes, soñadora de vocación, por siempre…)

Pizza con «amigos»

Pizza con «amigos»

Letras | Cocina

dsc07551Recorro un trayecto de cuarenta minutos o más todas las mañanas casi sin excepción desde hace más de una década. Es mi forma de ejercicio, y también de descanso. Como magníficamente decía un profesor de un amigo: “para descansar cambio de actividad”. La frase pareció hecha a mi medida. Que duerma, que me recueste, que apoye la cabeza en un sillón, que no haga nada por unos minutos, me suena a quimera y a lejano. Como el profesor, descanso haciendo distinto, y esta caminata, luego de la cocina, es una de mis actividades impostergables.

dsc07523Tracé una ruta que sigo estrictamente por motivos prácticos: menos tráfico, menos semáforos, más silencio. La meta es una gran plaza que rodeo una vez a paso furioso antes de emprender el regreso. Pero hasta la plaza, paso delante de algunos negocios y casas de familia cuyos ocupantes apostados afuera por diversas razones conozco al límite que superó holgadamente la primera instancia del mero saludo cotidiano. Así pasó con Jorge, el señor sastre de oficio y de bastante más edad que la mía, que cose en su pequeño atelier con la ventana abierta si el frío lo permite y conversa a través suyo con clientes, vecinos y todo aquel que pasa con ánimos de participar. Nacida y criada en un pueblo chico, en donde el saludo forma parte del protocolo imprescindible a seguir si se pretende una convivencia plácida y sin críticas, lo ofrezco con natural abundancia. Con Jorge nos lo intercambiamos algunas veces para inmediatamente despachar una charla que incluyó sus ancestros calabreses, los míos del Piamonte, su actividad, la mía, mis caminatas. Es pequeño como su local, sus ojitos parpadean muy rápido, como buscando atrapar en el aire las palabras que se le van atragantando porque también le salen muy rápido. Cuando no está ocupado con algún cliente, o concentrado en su máquina de coser, o lavando su taza de café en el bañito del fondo, le digo mi “buen día” acostumbrado, él repite su “hola” y la sonrisa se me queda pegada hasta que llego a la siguiente esquina. Apuesto que Jorge ríe su cuota por su parte.

dsc07529Pero antes saludo al encargado de un estacionamiento, muy cerca de casa, a quien vi convertirse de hombre enjuto, escaso de cuerpo, a una gran cara con mofletes y un perfil con el centro abultado que empuja el cinturón hacia la cadera. Atiende en un cuartito con ventana, una silla, un escritorio y un televisor para mirar El Chavo del 8, el Zorro, o a lo sumo algún noticiero local. Fuma siempre. Y me saluda siempre. Por las tardes, los sábados, al terminar su turno, se sienta en la única mesa en la vereda del Bar de Medina, a 20 metros del estacionamiento. Medina no es de saludar a menudo. Ése es otro que ha engordado hasta que su piel tirante parece poca para cubrirlo entero. Sus parroquianos, estimo, pertenecen a la clase que no trabaja y que no me explicó cómo y de qué viven. Cómo pagarán el vino y los estofados que prepara Medina y que anuncia con faltas ortográficas en el pizarrón que exhibe en la calle?

dsc07557Más adelante encuentro al dueño de un ovejero alemán viejo y tranquilo, aunque algo esquizofrénico (hablo del perro). Juega con él lanzándole una pelota de tenis en el frente de su casa para que el perro la persiga, se mueva hasta allí y se entretenga. “No hace nada”, me dijo, como todos los dueños de perros, cuando estuve cerca de los dos. Pasé sosteniendo el escalofrío, hasta que en una oportunidad vi al perro que “no hace nada” saltar con sus patas torpes sobre el pecho de otro transeúnte. Tuvimos una conversación muy seria, y finalmente lo eduqué. Ahora lo sujeta del collar o lo manda para adentro, y nos saludamos con un respeto y una gentileza propios de los buenos vecinos.

dsc07554Vecina del ovejero es una enfermera que toma mates con su hijo y el pekinés –que hasta el momento “no ha hecho nada”–, en la vereda frente a su puerta si el tiempo se pone amistoso. En esta puerta cuelga un cartel escrito a mano que dice “trabajos de enfermería”. El hijo tiene problemas de motricidad y sufre el síndrome de Down. Sin embargo, la enfermera sonríe amplio cada vez que me saluda y lo mismo el hijo. Antes los acompañaba el marido, hasta que un buen día (o no tan bueno) me sorprendí con una fotocopia con su foto pegada al poste de la luz de la avenida más cercana, pidiendo por su aparición y por cualquier dato útil a todo aquel que pudiese brindarlo. Nunca más lo vi.

dsc07560Mi último agregado a este elenco particular no es humano. Un invento curioso de la naturaleza que me disparó uno y otro “hola” y otro más reclamando mi respuesta que no llegaba. Volteé a los cuatro costados. No vi a nadie. Lo hallé luego en un balcón, sobre la rama fuerte de una planta de maceta. Un loro parlanchín que sacudía la cabeza como un caballo nervioso apelando a mi buena educación. Respondí enseguida. Faltaba más.

dsc07548De los numerosos visitantes de la plaza, incluida la feria de verduras de los días martes, cambio saludos y cortesías con tres de ellos. Una señora rubia a quien –al contrario de lo que le ocurrió al encargado del estacionamiento– he visto reducirse gracias al sudor copioso que le hace brillar la cara y la ropa deportiva corriendo cada mañana a su compás lento pero seguro. El cuarentón con atuendo apretado y pretensiones de galán (eso sí, un poco tímido) que hace solo unos meses se animó a saludarme y ahora, si coincidimos, reitera cada vez su “hola linda” con una sonrisa abierta y alguna frase corta y común. Tan apretado que corre… cómo lo hace? Y el señor jubilado, que pasea su perro también pekinés y saluda a todo aquel que conoce poniendo una vehemencia en la tarea, una aplicación de mejor empleado, de puntilloso y concienzudo que me obliga a creer que su acotada vida social corresponde a su ocupación más importante.

dsc07571De regreso a casa, en ocasiones, aprovecho de hacer algunas compras. Entonces hablo con Vicente en su verdulería, o con Miguel y el Chiche en la pescadería, con la japonesa de la dietética, el quesero, etc. Pero ese es otro cuento, y esos son otros amigos.
Hoy comparto con éstos, mis amigos simbólicos, una pizza integral cubierta de cosas ricas. La pizza fue creada para repartirse. A quienes acompañan mis caminatas y me mantienen alerta, a los humanos y a los otros, a todos, les dedico esta pizza con olivas, polpeta, tomates, hojas verdes y masa de harina integral con semillas en su interior. Ahí va la receta.

Pizza integral con olivas, polpeta, tomates y hojas verdes

dsc07538Ingredientes (para una pizza grande)

Para la masa:
300 grs de harina integral
200 grs de germen de trigo
½ taza de semillas surtidas tostadas (de sésamo, girasol, lino o las que tenga a mano)
30 grs de levadura fresca
1 cdta. de azúcar orgánico
3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
agua c/n
1 cucharada de sal marina

Para la cubierta:
1 tomate redondo cortado en finas rodajas
½ taza de tomates cherrys cortados por la mitad
½ taza de tomates secos hidratados en agua
½ taza de aceitunas verdes descarozadas
½ taza de aceitunas negras tipo griegas descarozadas
1 unidad tipo polpeta de mozzarella cortada en rodajas
hojas de rúcula y berro c/n
sal, pimienta y orégano c/n
aceite de oliva c/n

dsc07449Preparación:
Para la masa de pizza:
Tostar ligeramente las semillas en una sartén o en asadera para horno. Puede mezclarlas y tostarlas a la vez, salvo las semillas de girasol, que deberá tostar por separado pues al ser más grandes tomarán más tiempo y no queremos quemar las otras. Reservar 2 cucharadas para el momento de servir.

dsc07454dsc07457Mezclar la harina integral con el germen de trigo, las semillas tostadas y la sal. Disolver la levadura con la cucharadita de azúcar y un poquito de agua tibia. Dejar leudar hasta que doble o triplique su volumen.
Disponer los ingredientes secos sobre la mesada en forma de aro. En el centro volcar la levadura, el aceite y un poco de agua. Incorporar gradualmente las harinas con los líquidos. Agregar agua en la medida que sea necesario. Debe resultar una masa elástica.

dsc07459dsc07464Dejar descansar por 1 hora o hasta que aumente su volumen.

dsc07469Estirar con las manos, presionando levemente con los dedos hacia los costados, formando un círculo del tamaño de la pizzera con un pequeño borde que servirá para contener los ingredientes de la cubierta. Podemos ayudarnos con el palo de amasar trabajando con suavidad para no aplastar la masa.

dsc07475Para la cubierta:
Descarozar las aceitunas y cortarlas por la mitad. Cortar por la mitad también los tomates cherry y los tomates secos hidratados. Mezclar las dos preparaciones y condimentar con aceite, sal y orégano.

dsc07489Pintar la superficie de la masa con aceite de oliva, sal marina y orégano. Disponer las rodajas del tomate redondo, condimentar nuevamente con aceite de oliva, sal y orégano y volcar encima la mezcla de aceitunas y tomates.

dsc07479dsc07486Presionar con suavidad tratando de hundir parte de los ingredientes de la cubierta en la masa. Acomodar las rodajas de la polpeta, terminar con pimienta y un poco de oliva y llevar a horno a temperatura moderada a fuerte durante 20 minutos o hasta que la mozzarella se vea dorada y la base de la masa esté crocante.

dsc07503dsc07511Al momento de servir, unir las hojas de rúcula con las de berro, condimentarlas con aceite y pimienta y agregarlas sobre la pizza. Espolvorear con las semillas tostadas.

dsc07518Marisa Bergamasco
(Aficionada a la escritura, al buen cocinar y al buen comer y a los buenos y grandes cariños, de profesión agente de viajes, soñadora de vocación, por siempre…)

Cari amici, vengo in Italia!

Cari amici, vengo in Italia!
'bandera-de-italia
Versione Italiana

Letras | Cocina

dsc07666Torno a casa!
Una notizia per me così dolce dovrà dunque essere corrisposta da una ricetta tanto o più dolce, l’occasione ideale per preparare un flan alla vaniglia. Una carezza in bocca!

dsc07680Dal sapore tenero e delicato, dall’aspetto candido e semplicemente bello, il flan di latte la rimanderà, ne sono sicura, ai tempi in cui la sua mamma coccolava la sua infanzia con innumerevoli dimostrazioni d’affetto, di puro e grande amore. Una di esse, nel mio caso, oltre ai baci senza risparmio con cui mi copriva dalla testa ai piedi, é stata la sua cucina, gli odori delle sue pentole che salivano e scivolando arrivavano alla mia camera, il forno caldo con una promessa d’aspettare intanto la casa veniva interamente profumata dall’aroma celeste di qualsiasi dei suoi dolci.

con-mami-icumple-15-maria-iLei non ha avuto una mamma così? Mi dispiace. Però forse ha conosciuto nella sua vita qualche altra persona che le abbia insegnato il valore indispensabile della dolcezza e chissà se non gliel’abbia donato perché potesse impararla… Ma invece no, dice lei? Allora eccomi qui. A me mancano tante di quelle virtù più ricercate e desiderate per diventare almeno una persona per bene, ma decisamente sono capace di regalare dolcezza –anche a lei se solo me lo chiedesse– con molto piacere e in abbondanza.

Facendo astrazione della crisi, l’Italia (crisis aparte) rimane tutta lei un dolce appunto da mangiare, un flan di latte alla vaniglia cha ha il gusto dell’infanzia. Come ben riferisce la scrittrice spagnola Rosa Montero: “L’infanzia è il posto in cui abitiamo il resto della nostra vita”. Certo. Perché l’infanzia, con il passo degli anni, diviene una casa sicura. Sempre. Una casa mai minacciata dai pericoli, salva dalla meschinità, ingenua come il flan, un luogo affabile e affidabile dove tornarci per guarire dalla nostra stanchezza.

marisa-iTornare in Italia significa tornare a casa, alla mia infanzia, ai dolci della mia mamma. Chi ami questo paese come me lo capirá…
Una di loro è la mia amica Eugenia, il cui marito ha portato questi bellissimi baccelli di vaniglia dal mercato di Dubai. Lei, che porta la dolcezza insieme alla sua famiglia (due figlie strepitosamente solari), ha il dono purtroppo raro della generosità che la define come una persona straordinaria che fa per gli altri cose straordinarie. Grazie amica! Ti ammiro! E grazie anche del carinissimo grembiule!

Ai miei amici italiani: ci vediamo prestissimo!!!

Flan di latte di cocco alla vaniglia e all’arancia

dsc07671Ingredienti:
400 ml di latte di cocco
150 ml di latte di capra
4 uova
1 baccello di vaniglia
100 g di zucchero bio
100 g de zucchero bio per fare il caramello
1 striscia di buccia di arancia

dsc07615Preparazione:
Versare il latte di cocco in una casseruola con 50 g dello zucchero bio, la striscia di buccia di arancia e il baccello di vaniglia inciso nel senso della lunghezza e leggermente aperto. Lasciare scaldare la preparazione a fuoco lento e farla sobbollire per circa 4 minuti, poi spegnere la fiamma e lasciarla riposare per 5-6 minuti.

dsc07631Sbattere le uova con i 50 g restanti dello zucchero bio sino ad ottenere un composto cremoso. Aggiungere il latte di cocco versandolo a filo attraverso un colino e mescolare sino a quando il composto sarà omogeneo.

Nel frattempo preparare il caramello i 100 g dello zucchero bio e stenderlo in uno stampo, muovendo il recipiente per distribuirlo uniformemente sul fondo e sulle pareti.

dsc07633Versare nello stampo il composto di latte e uova e cuocere a bagnomaria in forno a 180 °C in una teglia parzialmente riempita di acqua per 1 ora o sino a quando la crema si sarà addensata.

dsc07636dsc07643Controllare la cottura e, a freddo, capovolgerlo su di un piatto da portata. Accompagnare con un vino dolce, un Jerez, un vino Porto oppure un Moscato incomparabile della famiglia Marenco!

dsc07656dsc07680dsc07692dsc07702Marisa Bergamasco
(Affezionata alla scrittura, alla buona cucina, al mangiare bene e ai buoni e grandi affetti, agente di viaggi di professione, sognatrice di vocazione, per sempre…)

bandera español
Versión Español

Queridos amigos, voy a Italia!

 

Letras | Cocina

dsc07666Vuelvo a casa!
Una noticia tan dulce para mí debería ser correspondida por una receta tanto o más dulce, la ocasión ideal para preparar un flan de vainilla. Una caricia en la boca!

dsc07680De sabor tierno y delicado, de aspecto cándido y simple, primoroso diría yo. El flan de vainilla hará que usted vuelva –estoy segura– al tiempo en el que su mamá mimaba su infancia con innumerables demostraciones de afecto, de puro amor, y muy grande. En mi caso, una de esas demostraciones, además de los besos que la mía no escatimaba para cubrirme de pies a cabeza, se hacía evidente en la cocina, los olores de sus ollas que subían y se deslizaban hasta meterse en mi cuarto, el horno caliente con una promesa adentro que esperábamos con ansia mientras la casa se perfumaba completamente con el aroma celestial de cualquiera de sus postres.

con-mami-icumple-15-maria-iQue usted no ha tenido una madre así? Lo siento. Aunque tal vez haya conocido, en el transcurso de su vida, alguna otra persona que le haya podido enseñar el valor primordial de la dulzura, y quién sabe si no se la haya regalado para que también usted pudiera aprehenderla… Tampoco ésto, me dice? Entonces, acá una servidora. Adolezco de muchas de aquellas virtudes necesarias para convertirme siquiera en una persona de bien, pero decididamente, le digo, soy capaz de regalar dulzura –solo basta que me lo pida– con enorme agrado y en abundancia.

Abstrayéndonos de la crisis, Italia resiste y se preserva entera como un dulce comestible, un flan de leche a la vainilla con el sabor de la infancia. Como bien expresa la escritora española Rosa Montero: “La infancia es el lugar en el que habitas el resto de tu vida”. Cierto. Porque la infancia, con el paso de los años, se nos hace una casa segura. Siempre. Una casa a salvo de la mezquindad, jamás acechada por los peligros, ingenua como el flan, un lugar afable y confiable adonde acudir para curar nuestro cansancio.

marisa-iVolver a Italia significa volver a casa, a mi infancia, a los dulces de mi madre. Quien ame este país como yo entenderá…
Una de ellos es mi amiga Eugenia, cuyo marido ha traído estas preciosísimas vainas de vainilla del mercado de Dubai. Ella, que reparte la dulzura junto a su familia (dos hijas escandalosamente brillantes), tiene el don cada vez más escaso de la generosidad que la define como una persona extraordinaria que hace por los demás cosas extraordinarias. Gracias amiga! Te admiro! Y gracias por el lindísimo delantal!

A mis amigos italianos: nos vemos prontísimo!!

Flan de leche de coco a la vainilla y a la naranja

dsc07671Ingredientes:
400 ml de leche de coco
150 ml de leche de cabra
4 huevos
1 vaina de vainilla
100 g de azúcar orgánico
100 g de azúcar orgánico para el caramelo
1 tira de cáscara de naranja

dsc07615Preparación:

Verter la leche de coco en una cacerola con 50 g del azúcar orgánico, la tira de cáscara de naranja y la vaina de vainilla con un suave corte en el sentido del largo y ligeramente abierta. Dejar calentar la preparación a fuego lento y hacerla hervir por unos 4 minutos, luego apagar la llama y dejarla descansar por 5-6 minutos.

dsc07631Batir los huevos con los 50 g restantes del azúcar orgánico hasta conseguir una preparación cremosa. Añadir la leche de coco (previamente colada) vertiéndola en forma de hilo y mezclar hasta homogeneizar la crema.

Preparar el caramelo con los 100 g del azúcar orgánico en la flanera, moviendo el recipiente para distribuirlo uniformemente sobre el fondo y las paredes.

dsc07633Verter en el molde el compuesto de leche y huevos y cocer a bañomaría en horno a 180 °C por aproximadamente 1 hora.

dsc07636dsc07643Controlar la cocción y, en frío, volcarlo en el plato en el cual lo serviremos. Acompañar con un vino dulce, un Jerez, un Oporto o un incomparable Moscato de la familia Marenco!

dsc07656dsc07673dsc07692dsc07702Marisa Bergamasco
(Aficionada a la escritura, al buen cocinar y al buen comer y a los buenos y grandes cariños, de profesión agente de viajes, soñadora de vocación, por siempre…)